Expresidenta Áñez, aislada y “sin privilegios” en cárcel boliviana

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍAJeanine Áñez se asoma desde las celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen en La Paz.
La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez fue trasladada ayer a una cárcel en La Paz, en la que se le habilitó un espacio de aislamiento por protocolos de la COVID-19 por 15 días, para que luego ocupe un dormitorio común “sin privilegios” junto a las demás internas.
PUBLICIDAD

La Policía comandó un operativo para trasladar a la exjefa de Estado desde las celdas de la Fuerza Especial de la Lucha Contra el Crimen hasta el Centro de Orientación Femenina de Obrajes, en el sur de la ciudad, en el que guardará reclusión cuatro meses como definió una juez en la víspera.

Un pequeño grupo de personas esperó a Áñez en las puertas del centro penitenciario para demostrarle su apoyo gritando “nadie se cansa, nadie se rinde”, un estribillo característico de las movilizaciones ciudadanas en 2019 que denunciaban irregularidades en los comicios generales de ese año.

El director general de Régimen Penitenciario en Bolivia, Juan Carlos Limpias, manifestó a los medios que la exmandataria transitoria estará “bajo una constante inspección del personal de salud” por 15 días como estipula el protocolo de las cárceles del país ante la emergencia del coronavirus.

Junto a Áñez, los exministros interinos de Justicia Álvaro Coímbra y de Energía Rodrigo Guzmán fueron enviados por cuatro meses al penal de San Pedro en La Paz y también estarán aislados por 15 días en cumplimiento de  protocolos de bioseguridad.

 La Organización de Estados Americanos (OEA) pidió ayer  la liberación de todos los detenidos en Bolivia “hasta contar con procesos y mecanismos imparciales para determinar responsabilidades”.

EFE, LA PAZ

Comentarios