Alerta por inédita erupción volcánica en isla española

Crédito: AP / VANGUARDIA
Contenido Exclusivo
Hasta el momento no se han reportado víctimas después de que las autoridades evacuaron a tiempo a unas 5.000 personas en la isla La Palma, parte del archipiélago de las Islas Canarias.
PUBLICIDAD

la isla de La Palma, en el archipiélago español de las Canarias, se preparaba anoche para la previsible llegada al mar de la lava que emana del nuevo volcán que el domingo entró en erupción, ante la posibilidad de que genere explosiones y emisiones de gases nocivos.

Por ello se intensifica el dispositivo de seguridad y se sucede la adopción de medidas, como el establecimiento de un perímetro de exclusión por mar o controles por parte de las fuerzas de seguridad para impedir el acceso por tierra a la zona afectada.

Hasta el momento, los núcleos más vulnerables por el avance de la lava son El Paraíso y Todoque (Los Llanos de Aridane), aunque las coladas de lava se adentraban en Tazacorte y se prevía que llegaría a la costa en unas horas, hacia las 20:00 hora local de ayer (19.00 GMT), tras atravesar esos municipios.

Y en su camino hacia el mar las coladas han arrasado casas, caminos e infraestructuras y han obligado hasta el momento a la evacuación de unas 5.500 personas, después de que hoy se haya procedido a desalojar a 40 viviendas en Tazacorte, según el Plan Especial de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca).

Además, se mantiene activa la alerta por incendios forestales, para lo que están movilizados tanto bomberos como brigadas forestales de distintas administraciones y la Unidad Militar de Emergencia (grupo de las Fuerzas Armadas españolas encargado de intervenir en casos de catástrofe, calamidades o riesgos graves, entre otros), acompañando la colada y controlando el perímetro.

Para conocer de primera mano la situación, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, se desplazó a la isla y, tras asistir a una reunión del comité director del Pevolca, aseguró que “toda España está con La Palma”, puso en valor la unidad de respuesta de todas las administraciones para hacer frente a un fenómeno natural “tan insólito” (la última erupción en la isla fue hace 50  años) y subrayó que, aunque hay efectos que no se pueden reponer como la pérdida de hogares y toda la carga emocional que conlleva, nadie quedará dañado económicamente. 

También la Unión Europea (UE) ofreció su apoyo incondicional y ayer activó a petición de protección civil el servicio de mapeo rápido de sus sistema de satélites Copérnico para seguir la erupción y utilizará en concreto el satélite Sentinel 2 para tener controlada la zona.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

EFE

Comentarios