Militares ponen fin a la transición democrática en Sudán

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Después de un mes de tensiones entre los componentes civiles y castrenses del Gobierno de Sudán, a raíz de una supuesta intentona golpista, los militares pusieron fin ayer, con un golpe de Estado, al proceso de transición democrática en el país, que se inició en 2019 tras la caída del dictador Omar al Bashir.
PUBLICIDAD

Después de un mes de tensiones entre los componentes civiles y castrenses del Gobierno de Sudán, a raíz de una supuesta intentona golpista, los militares pusieron fin ayer, con un golpe de Estado, al proceso de transición democrática en el país, que se inició en 2019 tras la caída del dictador Omar al Bashir.

El Ministerio de Información de Sudán informó, a primera hora, que un grupo de militares había detenido a varios ministros del Gobierno y a miembros del componente civil del Consejo Soberano, el principal órgano de poder del proceso de transición en el país africano.

Pocas horas después, la oficina del primer ministro confirmó que tanto el primer ministro, Abdalá Hamdok, como su esposa están en paradero desconocido y responsabilizó a “los líderes militares” de la vida y seguridad del mandatario y las de su familia.

Denunció lo ocurrido como “un golpe completo contra lo que la revolución ha logrado con la sangre en busca de la libertad, la paz y la justicia”, en referencia a la revuelta popular que acabó con la dictadura de Al Bashir, derrocado por los militares tras meses de protestas en las calles.

Abla Karar, miembro de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio (FLyC), principal agrupación civil del Gobierno transitorio, dijo a Efe que los otros ministros arrestados son el de Industria, Asuntos del Consejo de Ministros, Cultura e Información, Comunicación, además de un integrante civil del Consejo Soberano y otro de las FLyC, así como el gobernador de Jartum.

Los arrestos se produjeron pocas horas después de que concluyera la visita al país del enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, quien se reunió durante el fin de semana con las principales autoridades civiles y militares, a las que pidió cooperación para limar sus diferencias y proteger el proceso de transición.

La tensión entre ellos fue en aumento desde que el pasado 21 de septiembre el Ejército aseguró haber abortado una intentona golpista, de la que Hamdok responsabilizó a los “remanentes” del régimen de Al Bashir dentro y fuera de las Fuerzas Armadas.

El primer ministro dijo entonces que era necesario “reformar los órganos militares y de seguridad”, algo que provocó el malestar entre la cúpula militar y derivó en acusaciones cruzadas.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

EFE

Comentarios