Gobiernos del mundo desconocen triunfo de Ortega

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
El asediado presidente Daniel Ortega, quien obtuvo su tercera reelección y cuarto mandato consecutivo, defendió las elecciones de su país, afirmando que fue un “voto por la paz”.
PUBLICIDAD

La mayoría de la comunidad internacional no reconoce los resultados de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Nicaragua, en las que el presidente Daniel Ortega, con sus rivales encarcelados o exiliados, obtuvo el 75 % de los votos y blindó un quinto mandato.

Con siete aspirantes presidenciales de la oposición en prisión, acusados de “traición a la patria”, Ortega, en el poder desde 2007, logró su propósito de salir reelegido para un nuevo mandato de cinco años, junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) votó el 65,34 % y según el observatorio multidisciplinario independiente Urnas Abiertas sólo el 18,5 %- han generado el rechazo generalizado de la oposición en el exilio y de la comunidad internacional.

Las elecciones en Nicaragua han sido una “pantomima ni libre, ni justa, y ciertamente, no democrática”, declaró el presidente de EE.UU., Joe Biden, tras anunciar que usará “todas las herramientas diplomáticas y económicas” a su disposición para pedir responsabilidades, incluida la llamada ley Renacer, para ampliar las sanciones a Nicaragua.

Biden urgió al “régimen de Ortega-Murillo” a tomar “inmediatamente” los pasos necesarios para “restaurar” la democracia y pidió que se libere “inmediata e incondicionalmente” a los opositores encarcelados.

Por su parte, la Unión Europea consideró que la reelección de Daniel Ortega carece de “legitimidad” -al celebrarse los comicios “sin garantías democráticas”- y completa la conversión del país en un “régimen autocrático”.

Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) habían condenado, antes de la celebración de los comicios, el arresto de siete precandidatos a la presidencia de la oposición, la eliminación de tres partidos políticos opositores, la derogación de la observación electoral y el establecimiento de leyes que restringían la participación en el proceso.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque, adelantó ayer que su país no reconocerá la reelección de Ortega, un proceso que calificó de “fraudulento” y que aseguró que pone en duda “la solidez democrática del país”.

En el lado opuesto, Rusia, Irán, Cuba, Bolivia y Venezuela, aliados tradicionales de Ortega, salieron en defensa del presidente nicaragüense y elogiaron la forma en que se llevaron a cabo los comicios.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

RESUMEN, EFE

Comentarios