Paradójico, ¿no?

EL NUEVO DÍA