No faltan los pesimistas

EL NUEVO DÍA