Momia legislativa... y escatológica

EL NUEVO DÍA