William: es imposible no opinar

EL NUEVO DÍA