Un poco de favoritismo no cae mal

EL NUEVO DÍA