El ocaso del ‘muñequero’

EL NUEVO DÍA