Voto obligatorio, según Miguel Ángel

EL NUEVO DÍA