Pasó lo que tenía que pasar

EL NUEVO DÍA