Barahona, el único doliente

EL NUEVO DÍA