Más fácil que entre un camello...

EL NUEVO DÍA