Más cínico que Diógenes

EL NUEVO DÍA