Piñera, el cínico

EL NUEVO DÍA