Lo único que le faltaba

EL NUEVO DÍA