Lo de Mockus es lo más decente que ha sucedido en ese antro

EL NUEVO DÍA