Un preso de “temer”

EL NUEVO DÍA