Cada lora en su estaca

EL NUEVO DÍA