Dabeiba, en sus propias narices

Dabeiba, en sus propias narices
EL NUEVO DÍA