Última jugada de ‘Uribito’

EL NUEVO DÍA