Nadie está por encima de la ley

EL NUEVO DÍA