No reaccionar es perder la dignidad

EL NUEVO DÍA