Se diluye el fuero

EL NUEVO DÍA