La última bajeza de su alteza

EL NUEVO DÍA