La dignidad termina donde comienza la necesidad

El Nuevo Día.