Consultas y coaliciones: ¿Opción o problemas?

En la política electoral colombiana se han venido dando cambios y transformaciones que corresponden a nuevas situaciones –crisis de los partidos políticos, personalización de la política, fragmentación de los electores-. Por ello surge la necesidad de las consultas y de las coaliciones políticas. En el pasado –igual que en otras sociedades- la política se hacía a través de partidos políticos que convocaban, cada uno de ellos, una porción importante de electores, establecían los procedimientos internos para seleccionar sus candidatos y las coaliciones correspondían a acuerdos o alianzas aparentemente programáticas entre partidos políticos.
PUBLICIDAD

En este debate electoral tuvimos una verdadera ‘explosión’ de candidaturas o pre-candidaturas presidenciales tanto en la izquierda, como en el centro y en la derecha política. Es por ello que se fueron conformando, por el momento tres grandes consultas electorales -esa cifra podría modificarse en los próximos días- buscando que los partícipes en cada una de ellas acepten acoger el resultado acerca de quién es el vencedor y en esa medida, quienes no ganen aceptan quedar fuera de la competencia electoral. Con este procedimiento podrían quedar fuera de competencia unos quince pre-candidatos y seleccionados los tres candidatos ganadores en cada una de las consultas, además de algunos que han decidido, de todas maneras ir hasta la primera vuelta. Por supuesto allí las consultas cumplen un papel positivo y es ir reduciendo el número de aspirantes a la primera magistratura, para que en los dos meses que hay hasta la primera vuelta en mayo, se pueda debatir en medios de comunicación y debates académicos las propuestas de los candidatos, para una mejor ilustración de los ciudadanos.  

En la consulta de la izquierda, dentro de lo que han denominado el Pacto Histórico, todo indica que la candidatura de Gustavo Petro no parece tener contendor –pese al importante esfuerzo por romper el aislamiento mediático que ha venido haciendo Francia Márquez-. Las candidaturas más disputadas están en la llamada coalición del Centro Esperanza y en la de la de la coalición de la experiencia o el Equipo por Colombia, que es la coalición de la derecha; justamente las dos donde se esperan más controversias y eventuales rupturas. En la coalición del centro la disputa parece más incierta; las preferencias en los sondeos de opinión parecieran favorecer a Sergio Fajardo y a Alejandro Gaviria –todavía está por decantar qué tanto peso en los electores pueda tener la vinculación de Ingrid Betancur como pre-candidata-. Igual en la coalición de la derecha o del Equipo por Colombia, todo indicaría que las preferencias parecieran inclinarse por Alex Char o Fico Gutiérrez. Quedando por fuera de las consultas dos candidatos afines a la centro-derecha como lo son el exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández y Oscar Iván Zuluaga, candidato del partido Centro Democrático.

Lo cierto es que una vez institucionalizadas las consultas por la Registraduría, desde las elecciones de 2018, se convirtieron en un mecanismo de empezar formalmente campaña antes de lo previsto por la ley electoral y en esa medida una ventaja que en lo posible todo candidato busca utilizar. Adicionalmente, porque es altamente probable que aquellas listas al Congreso que no estén acompañadas de una consulta, seguramente se pueden ver afectadas negativamente; por lo tanto el intento que harán pre-candidatos presidenciales y miembros de listas al Congreso será intentar promoverse mutuamente y de esa manera jalonar la votación a favor tanto por las listas al Congreso como por la consulta que esté ligada a esas listas. Sin embargo, partidos tradicionales como el Conservador, el Liberal, y Cambio Radical estarán apostándole únicamente a sus listas al Congreso y ya veremos cuál será el resultado.

Alejo Vargas Velásquez.

Comentarios