Sugestiones

31 Ene 2016 - 5:01am

Sugestiones

Publicada por
MAURICIO CABRERA
Autor:

Una de las gratas sorpresas de la versión 2016 del Hay Festival en Cartagena fue la presentación del historiador Yuval Harari con su libro “Sapiens”, traducido al español con el título “De animales a dioses”.

“Sapiens” es una breve historia de la humanidad, como dice su subtítulo, que en 500 páginas presenta una relectura de 70.000 años de historia desde la triple perspectiva de la teoría de la evolución, la genética y la semiótica, donde el lenguaje es la llave que le abre al Homo Sapiens las puertas del conocimiento y la fabricación de mitos que le permiten construir complejas estructuras sociales de cooperación que le dan el poder para dominar y transformar el mundo.

Harari describe ese impresionante recorrido de nuestra especie que nos ha llevado de ser homínidos cuasi animales, a ser casi dioses que están ad portas de tener la capacidad de trasmutar y crear nuevas formas de vida.

Pero en estos tiempos de sequías e inundaciones, calentamiento global y cambio climático producido por el negativo impacto del hombre sobre la naturaleza, sobresale la gran contradicción que, según Harari, ha caracterizado la evolución del Sapiens: así como tiene una infinita capacidad de crear e innovar, también tiene el potencial para destruir y aniquilar.

Primero el Sapiens acabó con todos sus primos cercanos, el Australopitecus el de Neandertal, el de Java y otras especies de homínidos que aparecieron antes de él. Luego fueron centenares de especies de animales que le sirvieron de alimento. El Sapiens llegó a Australia hace 45.000 años y en unos cuantos miles de años habían desaparecido 23 de las 24 especies de animales de más de 50 kilos.

Algo similar sucedió en América: 2.000 años después de que los Sapiens llegaron al continente atravesando el estrecho de Bering, Norteamérica había perdido 34 de los 47 géneros de mamíferos grandes que la habitaban, y Suramérica perdió 50 de 60.

La conclusión de Harari es brutal: “a partir del momento en que el Homo Sapiens ascendió el peldaño más alto en la cadena alimentaria se convirtió en la especie más mortífera en los anales del planeta Tierra”.

macabrera99@hotmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.