Equidad, ingresos y riqueza

20 Ene 2019 - 3:01am

Equidad, ingresos y riqueza

Publicada por
MAURICIO CABRERA
Autor:

El “Pacto por la Equidad” que ha planteado el presidente Duque como la hoja de ruta de su gobierno, debe cuidarse de no repetir la historia de los últimos 60 años, donde las estrategias de los distintos gobiernos no han tenido éxito en disminuir las grandes desigualdades de la sociedad colombiana.

Todos los planes de desarrollo en Colombia en ese periodo han incluido en sus diagnósticos la preocupación por la situación de pobreza y por las grandes desigualdades de la sociedad colombiana. Con distintos enfoques sobre sus causas, mayor o menor énfasis y diferentes estrategias para combatirlas, todos se han planteado dentro de sus objetivos la disminución de las mismas.

Los resultados han sido mixtos: avances significativos en la reducción de la pobreza y el acceso a servicios básicos que han mejorado la calidad de vida de los pobres, pero retroceso en la desigualdad en la distribución del ingreso, medida por el índice Gini, que hoy está peor que en la década de los 80 del siglo pasado.

Las estrategias de los gobiernos anteriores resultaron insuficientes e ineficientes para reducir las desigualdades sociales. Insuficientes porque su énfasis fue en la ampliación de cobertura de servicios básicos y transferencias monetarias y porque ningún gobierno se ha preocupado por atacar, ni siquiera medir, una de las causas estructurales de esta desigualdad que es la concentración de la riqueza. Ineficiente porque el gran esfuerzo realizado en materia de gasto público habría logrado mejores resultados si se hubiera disminuido la desigualdad y si los frutos del crecimiento se hubieran distribuido de manera equitativa.

Esta aparente contradicción en los resultados de las políticas sociales muestra las distintas dimensiones de la desigualdad social y la necesidad de políticas diferentes para reducir cada una de ellas.

Las propuestas que se conocen del “Pacto por la Equidad” se centran en lograr igualdad de oportunidades mediante el acceso a servicios públicos de calidad. Objetivo importante que ayuda para mejorar la distribución del ingreso, pero que deja de lado el grave problema de la creciente concentración de la riqueza. Aún hay tiempo de corregir esa falencia.

macabrera99@hotmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.