Acuarelas y lágrimas

Recientemente fue lanzada en Madrid, la segunda edición de la obra literaria, “Entre Acuarelas y Lágrimas”, del autor tolimense, José Orlando Castañeda, publicada por el Grupo Editorial Penguin Random House. La novela, relata dolorosa y bellamente - a través de sus bien logrados personajes- el problema de la emigración: el destino escindido de quienes toman la tremenda decisión de irse de su patria.
PUBLICIDAD

Subyacen en el relato, las causas de esa determinación: pobreza, marginalidad, falta de oportunidades, no futuro. Todo arrastra a la salida. Incluso los seres más amados. Se hace, pensando en ellos. En  brindarles una vida más digna y humana. Y, por supuesto con la esperanza, de que hay otro sitio, otro país, donde se puedan  realizar los sueños. 

Así los emigrantes se arriesgan a todo: caer en manos de estafadores, de coyotes, de traficantes humanos, de miserables, que no tienen compasión alguna. A morir de hambre, sed, con la boca sangrante por las espinas de los cactus, o ahogados al cruzar un río. A morir de cansancio. Algunos de ellos, aferrados a las fotografías de sus seres queridos, cuyo amor no le alcanzó para sobrevivir. Y en la frontera, cazados como ratas o presos por las autoridades de inmigración. Sí son mujeres, pero aún: violaciones y prostitución forzada. En fin toda una odisea. Algunos logran sus metas y cumplen sus anhelos. 

Ahora bien. Apartándonos de la literatura, de la belleza y música que ella nos brinda en la citada novela, la  inmigración es un  problema que nos golpea en la cara día a día. Hay muchos inmigrantes, en diferentes regiones del mundo y todos ellos padecen atrocidades en la búsqueda de una vida mejor: en Latinoamérica tenemos a los venezolanos, quienes son estigmatizados con frecuencia, cuando no deportados directamente por los países receptores y culpados del incremento de la criminalidad. 

Millones de suramericanos y centroamericanos, en verdaderos ríos humanos tratando de llegar a Estados Unidos. A merced de toda suerte de tecnologías utilizadas para capturarlos y deportarlos. Separados de sus familias, dejando pequeños infantes  a su suerte. 

En este doloroso tema, el patán de Trump se lució: obligó a López Obrador a acordar el programa quédate en México, que acaba de ser revivido por la Corte Suprema  de  Estados Unidos, lo que constituye un golpazo en contra de políticas más humanas y de apertura,  adoptada por Biden y los demócratas. 

Sin embargo, no hay que perder de vista que el problema lo constituyen los inmigrantes pobres. Los ricos no tienen ningún inconveniente. El fenómeno es la aporofobia: aversión al pobre por el hecho de serlo. 

En este caso, prevalecen más las lágrimas que las acuarelas. Doloroso.  

 

CAMILO A. GONZÁLEZ PACHECO

Comentarios