Todo vale

Si por Brasil llueve, por acá no escampa, podríamos afirmar en relación con temas actuales de democracia, elecciones y respeto a la rama judicial. Por estos lares, la rabiosa derecha guerrerista, de cuando en cuando ataca públicamente las decisiones judiciales que no son favorables a sus intereses personales y partidistas, y propone de inmediato - una y otra vez- reformas a la rama judicial. Algo muy semejante a lo que el ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro, realiza por estos días contra las instituciones y el sistema electoral de su país.
PUBLICIDAD

Este tipo político de actuar de la derecha, -aquí y allá - pretende que las movilizaciones populares desconozcan las decisiones tomadas por los Jueces y Tribunales en ejercicio de sus funciones constitucionales y legales. Bolsonaro a imagen y semejanza de Trump, esperaba “que las movilizaciones multitudinarias” sirvieran para enviar un “ultimátum” a los jueces de la Corte Suprema, alentando lo que algunos analistas y politólogos han identificado como “la falta de respeto al orden judicial”. Y de pronto, -siguiendo los ejemplos del déspota gringo– intentar en Brasil, algo parecido a la invasión en enero pasado del Capitolio de los Estados Unidos, por parte de gran número de lunáticos seguidores de Trump. 

Y por ahí derecho, aprovechar la ocasión para sembrar dudas sobre el organismo electoral, cuando no ven claro e inmediato su triunfo electoral, y sí perciben alarmados su posible y cercana derrota. Según recientes sondeos electorales, el expresidente Lula da Silva derrotará sobrado a Bolsonaro en el debate electoral presidencial que se realizará dentro de 13 meses en el  país carioca.  

Bolsonaro le copia bien a Trump. Son de la misma escuela y de igual talante dictatorial. Y por aquí en Colombia, Trump y Bolsonaro tienen aventajados y prestigiosos alumnos. También les copian bien. Muy bien. Con excelentes calificaciones en esas perversas asignaturas electorales. 

Para conseguir sus victorias electorales, la derecha guerrerista colombiana, no se para en consideraciones éticas ni democráticas. Ya lo han demostrado y practicado. Para ellos todo vale. Desde la calumnia y el ataque personal – a imagen y semejanza de Laureano Gómez-  a sus contradictores, hasta el desconocimiento de sus derrotas electorales. 

Algo parecido ronda por estos lares. Se denuncia que desde los encumbrados centros tecnológicos y electorales del “presidente eterno” la guerra mediática contra sus opositores y contradictores, será de todo y con todo. Parece que van a empezar contra el valiente y respetable senador Iván Cepeda. 

Se calienta el próximo debate electoral. Avizorando ese futuro electoral, la polarización frente a los temas relacionados con paz y desarrollo integral para Colombia, estarán de primeros en el orden de importancia. Colombia podrá votar seria y conscientemente. Afortunadamente. 

 

CAMILO A. GONZÁLEZ PACHECO

Comentarios