El pasado viernes 10 de septiembre, recién cumplidos sus 88 años de edad, falleció en Medellín el poeta nadaísta Jaime Jaramillo Escobar, - más conocido como X 504 -, quien dentro de sus reconocimientos, obtuvo por allá en 1967, el premio de poesía Cassius Clay, por su libro “Los poemas de la ofensa”.
PUBLICIDAD

Gonzalo Arango, consideraba que aquel  seudónimo de placa de carro, se debía a su desprecio por la popularidad. Y también, como una estrategia para que su patrón no lo echara del puesto al enterarse de que era poeta. Y sobre todo, que era nadaísta.  

Sin embargo, el poeta aclaró hace poco en un reportaje en un diario regional, que el X 504 provenía de los tres primeros números de su cédula de ciudadanía (504), y la “X” inicial constituía la “incógnita permanente”, precisando, eso sí,  que “la ecuación, puede ser cualquiera”.  

Anotaba también Gonzalo Arango, que la soledad de X 504, “era natural como un terremoto, simple como el huracán y la guerra”. Y, resaltaba que el poeta, aceptaba esa soledad, “sin desgarramiento, sin el peso de un castigo o de una cruz”. Y sobre todo, que vivía “como si la eternidad tuviera tiempo de esperarlo mientras él se dedica a vivir”. 

Concluía Gonzalo Arango, que la causa de ese seudónimo se debía, a la necesidad del  poeta de ocultar su verdadero nombre de cacharrero antioqueño –don Jaime Jaramillo Escobar -  que tenía en su registro civil de nacimiento.  

Dentro de los poemas de X 504, se considera que “Coplas de la muerte” era una de sus mejores iluminaciones. Vale la pena, por lo tanto, recordarlo releyendo algunos de sus versos de las citadas Coplas:  

“La Muerte me coge el pie,/ yo la cojo del cabello;/ si se queda con mi pie,/ me quedo con su cabeza./ La Muerte me coge un brazo,/ yo la agarro con el otro;/cuando amanezca estaremos/  dando vueltas en redondo./ Si la Muerte entra a mi alcoba,/me arrojo por la ventana;/ y si sale y me persigue/ corro al río y me echo al agua. Si me encuentro con la Muerte/ ¡qué susto le voy a dar!/ Le diré que en la otra esquina/ me acaban de asesinar”. 

Sin embargo, descubrió un poco tarde una efectiva estrategia para despistarla: “Para que nunca me encuentre/ la muerte aquí me le escondo/ Si les pregunta por mi, digan que no me conocen”. 

Al final, y a pesar de eludirla, huir y esconderse tanto de ella, sin resultado positivo alguno, X 504 estoicamente concluyó: “contra la muerte no cabe nada, ni siquiera disfrazarse”.  

Y recomendó, como epitafio para su propia tumba: 

“Aquí vive Jaime Jaramillo Escobar”. 

 

CAMILO A. GONZÁLEZ PACHECO

Comentarios