24 de Septiembre del 2017
Publicidad
Capera Figueroa José Javier
11 May 2017 - 3:01am

La “maldición” del Chocó

Publicada por
JOSÉ JAVIER CAPERA FIGUEROA
Autor:

La compleja situación que enfrenta el Departamento del Chocó es lamentable, no suena diferente que no se sepa para dónde ir, pero los problemas siguen avanzando, la dimensión de lo mismo es tan difícil de imaginar, ahora sí aplica la vieja expresión será que

“nos está llevando el que nos trajo”. No es nuevo conocer los penosos índices de calidad de vida presentes en nuestros hermanos los chocoanos, ni siquiera desconocer las causas estructurales que viven la tierra bendita de las fiestas del “San Pacho”.

Es necesario reconocer que, en educación, agua potable, energía, empleo y las necesidades básicas, el Chocó se queda atrás, es decir, el departamento carece de los mínimos niveles de calidad de vida, y ahora lo que resuena en los pasillos nacionales es el estado lamentable de salud que enfrentan sus habitantes, y en particular, la poca infraestructura para garantizar este bien común, mal llamado servicio público,

Según el informe de la Contraloría General la situación fiscal del departamento no es la mejor, debido a que el servicio presenta serias irregularidades.

No se puede desconocer la situación política, económica e institucional que presenta el Hospital Departamental San Francisco de Asís, en donde se requiere una “vigilancia rigurosa especial” según el ordenamiento de la Corte Constitucional, frente al estado de la entidad encargada de la salud en la región. Ahora la situación consiste en sacar a flote la crisis que vive el hospital, y dar un giro a un posible escenario de estabilidad.

Lo aterrador del asunto reside en que es el único hospital de mediano nivel, aunque presenta situaciones como: el agua que se usa no pasa por un tratamiento adecuado, debido a que la máquina está en mal estado, los niveles de contaminación son altísimos en la zona, llegando al punto donde los pacientes deben jugar a la ruleta entre tomar agua con mercurio o con otros residuos (heces). Y, por si fuera poco, el tratamiento del agua se está haciendo de manera manual puesto que su conexión proviene del Río Atrato, el cual presenta según el Instituto de Investigaciones ambientales del Pacífico, niveles considerables de mercurio y otros metales, que resulta ser corrosivo para la salud de los habitantes en la región. Véase: http://www.elespectador.com/noticias/salud/el-hospital-del-choco-sigue-e....

Nos invita a reflexionar en lo que podríamos llamar la “maldición” que vive el Departamento del Chocó, en particular el Hospital Departamental San Francisco de Asís, es una muestra de los problemas de planeación y gestión que muestra el Gobierno nacional. Simboliza las contradicciones que tienen el sector privado y su incapacidad de garantizar las necesidades, procedimientos y servicios mínimos que requieren los pacientes. Un resultado de los intentos fallidos por garantizar el servicio a las familias más humildes en regiones que históricamente han sufrido el conflicto armado, no suena raro exigir mejores condiciones en este campo público en el país, no se puede pensar en la construcción de la paz - territorial, ni mucho menos en un tipo de pedagogía de la misma, si no se buscan estrategias para ir superando este problema que afecta a todos los colombianos, ahora pensar la paz con un sistema de salud a medias es la muestra de los vacíos que tiene el actual momento del post- conflicto en la nación.

En efecto, ese sistema general de salud en Colombia, no presenta las mejores condiciones desde la prevención hasta el seguimiento de los tratamientos. La incapacidad del gobierno de Santos I y las reformas político – administrativas de Uribe I-II, llevaron al punto de enajenar este bien público a las empresas transnacionales dedicadas al “negocio” de la salud, donde enfermarse es sinónimo de endeudarse, dado la falta de gestión y cubrimiento que tienen las EPS en la prestación de todas las especialidades y sub especialidades que requieren los pacientes.

En conclusión, las fuertes críticas que ha recibido el Gobierno nacional, han sido sobre su propuesta de concebir un sistema mixto y la unificación de los programas de salud pública en las regiones. Lo que implica, seguir entregando a las empresas privadas los servicios generales, especializados y los procesos de alto nivel a las clínicas particulares, llevando a generar un estado de dependencia del sector público sobre las grandes clínicas, centros e instituciones que poseen la capacidad de realizar el servicio.

caperafigueroa@gmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones