En cuestión de plagas, superamos al Antiguo Egipto

Quienes asistimos a colegios católicos posiblemente recordamos el estupor que nos causó la lectura de un pasaje de la Historia Sagrada que narra sobre las siete plagas que azotaron a Egipto con el fin de presionar al Faraón para que liberara a los esclavos hebreos. Y, puesto que éste no aceptó la petición de Moisés, Egipto fue castigado con un conjunto de calamidades que tenían carácter sobrenatural y fueron obra de Dios, según el Antiguo Testamento. Aquello comenzó con las aguas del río Nilo teñidas de sangre, seguido de hordas de ranas, mosquitos y langostas, lluvia de granizo y fuego, muerte del ganado, pestilencia, enfermedad, lluvia de granizo de fuego, tinieblas, muerte de los primogénitos, entre otros terribles males.

Preservando un legado

La semana anterior compartí una reseña de la Universidad de Ibagué con ocasión de los 40 años de su fundación. Allí destaqué el papel de los 24 fundadores: 22 personas naturales y dos jurídicas. Un grupo de ciudadanos liderado por Santiago Meñaca Castillo con el apoyo de sus grandes amigos Eduardo de León Caicedo, Roberto Mejía Caicedo, Néstor Hernando Parra Escobar, José Ossorio Bedoya y Leonidas López Herrán.

Todo un martirio

Recojo la queja de muchos ciudadanos que señalan que conseguir certificaciones, extractos bancarios, constancias de pensiones u otras piezas requeridas para presentar declaración de renta u otros asuntos que los exigen, se ha convertido en un martirio.

El Fanatismo, muy mal compañero

La Real Academia Española de la Lengua define el Fanatismo como: el apasionamiento y tenacidad desmedida en la defensa de creencias u opiniones. Es un comportamiento que, con estupor estamos evidenciado estos días, especialmente en personajes y colectivos que actúan en el escenario político.

Del consumismo y del suficientismo

Especialmente los ambientalistas expresan rechazo por el consumismo que consideran responsable de una carga devastadora para el planeta con desechos imposibles de degradar o que tardan centurias en hacerlo. Otros analistas también lo rechazan por cuanto significa como inequidad frente a la situación de millones de personas que no logran consumir ni el mínimo vital. Se dice que es la abrumadora publicidad la que estimula la compulsión por un consumo suntuario y despilfarrador, de modo que quienes tienen capacidad de compra, acumulan gran cantidad de elementos innecesarios, y aún quienes no tienen esa capacidad se endeudan con tal de comprar y comprar. Es una compulsión insaciable que genera un estado de ansiedad permanente.

Felicitaciones UT

Tiene razón el rector Omar Mejía al afirmar que el 17 de julio, cuando la Universidad del Tolima recibió del Ministerio de Educación Nacional la Acreditación Institucional de Alta Calidad, es uno de los días más felices de la Institución. Es un gran logro que ha implicado un trabajo exigente, arduo y sostenido por mucho tiempo y en el que han participado muchas personas de diversos estamentos.

A propósito de la Disciplina Social

En estos tiempos de pandemia se ha vuelto común hablar de este asunto, especialmente para llamar la atención sobre el gran déficit que tenemos en esta materia. Veamos a qué se refiere la Disciplina Social.

Vencimiento de Términos

En mi condición de lega en la materia, siempre que veo esa sucesión de anuncios que reportan: Por “Vencimiento de Términos” queda libre el presunto responsable de un delito, no puedo menos que sentir gran inquietud y decepción y me pregunto si ello es producto de negligencia e ineptitud de algunos jueces y fiscales o de triquiñuelas de los abogados defensores. En todo caso, es una figura que proyecta mala imagen de los administradores de justicia, de los investigadores, de la “inteligencia” y del Sistema de Justicia. Esto sin caer en generalizaciones indebidas y aceptando que pueden ser muchos los operadores de la justicia que hacen un buen trabajo.

Los atropellos de la fuerza pública

En solo seis semanas los colombianos hemos conocido cuatro actos de barbarie protagonizados por miembros de instituciones cuya función es protegernos: la Policía y el Ejército.

Superchería, una falsa salida

Cuando todo se ha intentado y nada funciona queda el recurso de acudir a la brujería y a los sortilegios. Esa parece ser la explicación de los numerosos avisos de ese tipo que se observan en los periódicos.