Liberales ¡a la carga!

Mientras la Dirección Nacional del Partido Liberal apoya soterradamente la candidatura “independiente” de Alejandro Gaviria y presiona a la militancia y a la Organización Nacional de Juventudes Liberales para que salgan a recoger firmas, muchos somos los liberales que identificamos la causa que lidera Gustavo Petro como la indicada para reivindicar las luchas sociales que han sido estandarte de la colectividad.
PUBLICIDAD

En palabras del líder de la Colombia Humana, se trata de apoyar la posibilidad de consolidar las reformas de la “revolución en marcha” que dejó planteada el gran Liberal Alfonso López Pumarejo. 

En conversaciones privadas y en escenarios partidistas mas bien íntimos, muchos copartidarios expresan el deseo de hacer parte del Pacto Histórico, al tiempo que reconocen la desgracia de que la Institución Liberal esté presa de las decisiones del lúgubre Cesar Gaviria que, como todos saben, ha sometido a la colectividad a una acelerada degradación aproximándola a la derecha retardataria que tanto daño le ha hecho a Colombia y que dista tanto en lo ideológico y filosófico, y que ahora pretende imponer el candidato de sus afectos personales. 

En el departamento de Tolima son muchos liberales los que tienen claro el camino que debemos recorrer. Miembros de directorio, dignatarios con credencial vigente, actuales candidatos al Congreso de la Republica, futuros candidatos a Alcaldías y corporaciones publicas y militantes y lideres de las bases populares, han mostrado su aceptación por la propuesta que lidera Petro, sin embargo, por ahora no muchos se atreven a exteriorizarlo, a manifestarlo en publico, a promover de frente la causa. La principal razón es la necesidad de proteger el aval del Partido para sus aspiraciones inmediatas o futuras, algo que está reservado para la Dirección Nacional y que ésta lo utiliza para presionar a los candidatos a seguir las directrices arbitrarias del autoritario y abusivo jefe del Partido. Otros aún aguardan que la decisión oficial de la colectividad sea consecuente con lo que hoy expresan las bases del Partido, algo que veo lejano sabiendo los antecedentes del gavirismo liberal. Otros pocos que conservan esa fea costumbre de calculo electorero, están esperando a ver si Petro consolida el favoritismo que hasta ahora ha mostrado o si por el contrario algún otro candidato toma la delantera.

El mensaje para esos copartidarios que quieren con Petro pero por algún motivo no se han decidido a trabajar para ayudar a forjar la victoria popular, es que en este momento histórico se necesita su arrojo, decisión y compromiso con el cambio. Debemos entender que la esencia del liberalismo es la libertad de pensamiento y acción, la rebeldía ante la infamia y la opresión, la revolución que promueve cambios en favor de los desposeídos y desvalidos, la resistencia ante la injusticia y la tiranía venga de donde venga, la defensa de los intereses de las clases populares y trabajadoras, la construcción de una Republica pacifica, prospera y equitativa. Esa es la estirpe del Partido y de la filosofía Liberal. El pasado que nos enorgullece fue moldeado por luchadores que no se quedaron mirando por la ventana sino que salieron a desafiar al establecimiento y las elites para lograr derechos para los excluidos. 

Hoy la elite Liberal y quienes nos han gobernado solo buscan perpetuar la injusticia social y “quien permanece neutral ante una situación de injusticia, ha elegido el lado del opresor” (Desmond Tutu).

 

César Picón

Comentarios