Cuidar la casa

Recuerdo que armamos expresamente paseo con la familia ¿El motivo? viajar por primera vez en el Transmilenio, el sistema de transporte masivo que por aquella época se inauguraba en la Capital. Para mis hijos fue toda una aventura, para nosotros, asombro total al ver que se podía llegar del norte de la ciudad al centro en tiempo récord.

Pero lo que me quedó grabado ese día fue observar a un pasajero que también viajaba por primera vez. Supe que era primíparo porque había cometido los mismos errores míos en la estación; las novatadas propias del que estrena. Iba solo y lo que me impactó fue la expresión de su rostro cuando ya pudo encontrar su puesto. Su cara era de intensa satisfacción, dibujaba una sonrisa y miraba todo alrededor como diciéndose a sí mismo: esto también es mío. Y la verdad que lo es. Su “inversión”- sus impuestos- se traducían en una mejora de su casa -la ciudad- con un sistema que no solo impactaba la movilidad, sino también se reflejaba en amplios espacios para transeúntes y ciclistas.

Por estos días los paisas deben estar sintiendo que se les mejoró su casa, Medellín. Con una inversión de $700.000 millones de pesos se inauguró el tranvía de Ayacucho con lo cual se podrán movilizar cerca de 80 mil personas diariamente y permitirá también integrarse a los sistemas de metro y cable que ya operan en la ciudad. Adicionalmente, habrá alrededor de 113 mil 174 metros cuadrados de nuevos espacios públicos y zonas verdes. Expertos en la materia consideran al tranvía como único e innovador por su impacto sobre la sostenibilidad.

En este tiempo electoral donde somos tan proclives al pesimismo (sin duda nuestra clase política nos ha dado suficientes argumentes para perder la confianza), es bueno examinar estos ejemplos para convencernos de que sí hay espacio para el “buen gobierno”. Una golondrina no hace verano, dirán los escépticos y en Medellín aún se presentan grandes inequidades, argumentarán los inconformes. Pero la verdad es que los ciudadanos se han preocupado por “cuidar su casa” especialmente desde aquellos nefastos años del narcotráfico de Pablo Escobar.

Con nuestro voto estaremos dando pasos para cuidar nuestra casa. Así que otorguémosle el valor que se merece. No nos demos por vencidos ni dejemos que nuestra casa se llene de maleza. ¿Por qué nuestra ciudad no puede tener también bellos tranvías?

Comentarios