Realineamiento

Boris Johnson ganó las elecciones generales en el Reino Unido. Los británicos otorgaron la mayoría absoluta al líder del Partido Conservador, Boris Johnson, en las elecciones generales de este jueves para que ejecute su plan del “Brexit”, mientras que la Unión Europea (UE) está dispuesta a “dar los primeros pasos” que conduzcan al final del proceso”.

Es el mayor triunfo conservador desde los días de Margaret Thatcher mientras el partido laborista obtiene su peor derrota desde 1930.

Después de una década de gobiernos que han tenido unas mayorías muy precarias la Gran Bretaña tiene hoy un primer ministro con inmensa autoridad personal y libertad de decisión en el Parlamento con sus nuevas mayorías, lo que le da la oportunidad de guiar al país hacia un nuevo destino.

Lo que llama la atención de estos resultados fue que un voto importante de la clase trabajadora históricamente afiliada al Partido Laborista cambió sus afectos por el Partido Conservador. Para el semanario británico ‘The Economist’, “esta nueva coalición de conservadores pronto entrará en tensión, ya que con esta mezcla de clase trabajadora y las llamadas élites el partido es ideológicamente incongruente”.

Realineamiento es ahora la regla de juego. Las antiguas fronteras ideológicas del partido ante el cambio y la polarización se han desdibujado. Muchos dirán que se ha optado entonces por tener una visión pragmática en lo político en donde las posturas económicas prevalecen sobre las culturales. ¿Quién puede ser un mejor gerente de lo público? ¿Qué persona o partido nos puede llevar por la senda del bienestar? Sin embargo, la buena gerencia debe pasar por el filtro de los principios y valores, para que sea sostenible, debe construirse confianza.

Es el reto de nuestros tiempos. Aunque estamos en la era de las “noticias falsas” donde nos dejamos llevar por posturas más de defensa de tribu que de construcción de comunidad olvidamos que los cimientos duraderos no se podrán construir sobre el camino fácil del populismo.

A todos nos llegará nuestro momento “brexit” y pondrán a prueba si lo que decimos lo vamos a llevar de verdad a la práctica. Ese es el reto de Johnson hoy pero también es nuestro reto de todos los días.

cchaverra@unab.edu.co

Comentarios