La Revocatoria del Alcalde de Ibagué

7 Ene 2017 - 3:01am

La Revocatoria del Alcalde de Ibagué

Publicada por
ALEX GRANADOS TRUJILLO
Autor:

Es noticia la inscripción de los comités promotores para la revocatoria del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y el alcalde de Bucaramanga, el ingeniero Rodolfo Hernández. Al primero lo quieren revocar miembros de partidos de izquierda y al segundo el gremio de los taxistas y concejales de oposición.

En Ibagué también se ha comentado la intención de adelantar el proceso de revocatoria del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, la propuesta la hizo pública el concejal opositor Jorge Bolívar, aduciendo que las razones son: El excesivo endeudamiento de la ciudad, los vínculos del alcalde con delitos penales anteriores a su administración sobre el cual guarda silencio, la reiterada improvisación en sus actuaciones y otras voces le suman los escándalos en la contratación del alumbrado navideño, pesebres y el extraño contrato que hizo el asesor jurídico a una fundación de su mamá.

Para adelantar el proceso de revocatoria, según la ley 1757 de 2015, se debe hacer un año luego de la posesión y un año antes de terminar su periodo constitucional. El comité se debe conformar e inscribir en la Registraduría, a los 15 días esta entidad da respuesta y entrega las planillas para que durante seis (6) meses que pueden ser prorrogables por 45 días más, el comité promotor recoja las firmas necesarias que son el 30% de los votos que obtuvo el mandatario, en este caso 63.575 * 30% = 19.072 firmas para revocar al alcalde y convocar a nuevas elecciones.

Dicho lo anterior me pregunto:

1) ¿Quién va a financiar esta campaña?

2) ¿Quién puede promoverlo y que cuente con la autoridad moral y credibilidad para convocar?

Las respuestas son fáciles, 1) Hay varios interesados en financiar este proceso de colocar personal a recoger firmas tiempo completo y, además, 20.000 firmas es muy fácil de conseguir.

A la segunda pregunta, sobre ¿quién lo puede convocar que cuente con credibilidad y autoridad moral? La respuesta es: Nadie.

Uno puede tener reparos con la actitud arrogante y soberbia del Alcalde, uno puede tener quejas de la evidente improvisación de esta administración, también molestarse por los recientes eventos de presunta corrupción, sobre todo cuando esta fue la bandera de campaña, atacar la corrupción.

Pero a pesar de estas inconformidades, muchos le apoyamos en campaña y esperamos que cumpla su mandato constitucional, es que estas son las reglas de juego a las que se sometieron los candidatos y los ciudadanos, tampoco considero que los argumentos del concejal Bolívar sean tan fuertes como para llegar a una revocatoria, pero sí es muy preocupante lo comentado por el mismo, el excesivo endeudamiento y los presuntos casos de corrupción que todos ya conocen en la ciudad, y es que después de la alcaldía de Luis H. Rodríguez, los ibaguereños ya no caemos dos veces en lo mismo.

Lo que se debe a mi juicio, es fortalecer las veedurías ciudadanas, exigirle a los concejales que hagan control político, para eso se les eligió, no para que ‘pupitrien’ todos los proyectos y se dediquen a pedir cupos de contratación de OPS en las dependencias de la alcaldía, y de paso, que el alcalde deje la micro gerencia y deje actuar a sus secretarios, que confíe en ellos y delegue, que los deje hablar a la prensa sin estar pidiéndole permiso y sin pedir cuestionarios para ver que pueden contestar o no, que el alcalde deje los shows y los protagonismos, que deje de hacerle campaña a marco Emilio Hincapié y Gonzalo parra, que respete, que con la plata del Estado eso no se hace y que deje la soberbia y maltrato verbal a sus funcionarios.

En conclusión, no perdamos tiempo en revocatorias, mejor exijamos por las vías democráticas, y a los funcionarios de Alcaldía, decirles que no les dé miedo la oposición, que la crítica es necesaria, que es como una voz de conciencia que nos alerta cuando nos equivocamos y a la prensa, que sea independiente, que sea ética, que se comporte con altura y no usen todo su poder de difusión para crearle una opinión a los ciudadanos, permitan que la gente por si sola piense.

Y a los jóvenes universitarios, que un grupo de estudio plural e independiente se prepare para gobernar esta ciudad y no llegue a improvisar el día de mañana.

Especialista en Derecho Tributario

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.