Del reloj de Lleras al de Duque

El secretario de Salud, Gélver Dimas Gómez informó que en la capital del Tolima se tienen reportados una veintena de casos probables de influenza H1N1 durante lo que va corrido del año.

El 21 de abril de 1.970, mientras millares de seguidores del general Rojas Pinilla se pronunciaban agresivamente en las calles de varias ciudades por lo ocurrido en el conteo de los votos depositados en las elecciones presidenciales, el entonces presidente Carlos Lleras Restrepo se dirigió al país, analizó lo que estaba ocurriendo y, enérgicamente, mientras miraba con fijeza su reloj de pulsera, expresó: “…En el caso de Bogotá se ha decretado el toque de queda, a las 9 de la noche no debe haber nadie en la calle…”. Y se esfumó la zozobra que había.

El pasado 22 de noviembre, luego de que el día anterior en las calles millares de colombianos expresaron su inconformidad con el estado de asfixia en que viven tantos sectores sociales, ante actos vandálicos ocurridos, el presidente Duque habló al país sobre el toque de queda. Tras el atril, en su muñeca se escondía su reloj de pulsera.

¿Qué va del reloj de Lleras al de Iván Duque? El de Lleras tenía un sencillo tablero de fondo blanco, números en color negro, correa de cuero; el de Duque es metálico, más ostentoso, suele luchar en su muñeca con el puño de la camisa pues difícilmente caben ambos.

El de Lleras impuso autoridad oportunamente; el de Duque fue intrascendente, como tanto de lo ocurrido en el país en los últimos 15 meses.

¿Por qué el reloj de Iván Duque fue intrascendente en esa jornada? ¿Acaso será que tampoco está conectado con la realidad nacional?

El reloj del Presidente Duque luce como el de un rey en una monarquía constitucional: hace relaciones públicas en el exterior, en el país asiste a cuanto evento es invitado, es ostentoso… Y punto. El resto está en manos de Alberto Carrasquilla y de un puñado de asesores que no dan la cara.

¡Cuánto hubiera gozado Jaime Garzón en estos 15 meses!

munozserpa@hotmail.com

REDACCIÓN LOCAL

Comentarios