Tolima 2019

4 Ago 2018 - 3:01am

Tolima 2019

Publicada por
JUAN MANUEL DÍAZ
Autor:

En el Tolima arrancó formalmente la campaña a las elecciones locales de 2019. Desde hace tiempo, funcionarios de la Alcaldía de Ibagué, así como de la Gobernación, venían coqueteándole más de la cuenta a los líderes comunales en cada visita, y el tema se hizo oficial con la renuncia de varios secretarios de despacho, principalmente de la administración departamental, quienes ya han salido a hacer campaña.

Quizás como hace tiempo no ocurría, la baraja de nombres actualmente está bastante amplia. Hoy pareciera que cuanto “líder”, diputado, concejal o exsecretario existe, es precandidato a la Alcaldía, quizás sin siquiera haber hecho méritos o venir de una trayectoria colmada de ejecutorias. Aunque, aquello pudiera ser positivo, teniendo en cuenta que entre más gente haya, mejores oportunidades hay de elegir; la candidatura no debería convertirse en una cometa para distraer o visibilizar gente, y mucho menos para ser palos en la rueda de aquellos que realmente sí quieren y tienen opciones para llegar.

En el caso de la Gobernación, el asunto pareciera estar un poco más decantado. Guillermo Santos Marín será el candidato del desprestigiado partido Liberal, a quien el resto de nombres entre los que se destacan Ricardo Orozco, Alfredo Bocanegra, y Mauricio Pinto, deberán derrotar con el fin de no ceder el mando, que desde hace tres gobiernos viene turnado entre rojos y azules. Si el Partido Conservador y el movimiento político de Óscar Barreto es inteligente, cerrará filas en torno a uno de esos tres nombres con el apoyo de los otros dos (pese a los egos y rencillas de algunos) y no los pone a dividir votos, tal y como ocurriera en la pasada campaña presidencial, en donde muchos adeptos de un lado y del otro se fueron con Duque y no con Vargas Lleras.

Luego de lo ocurrido con Luis H. Rodríguez, lo más lógico es que al Palacio Municipal no fuera a llegar ninguno de sus aliados políticos, defensores, o compinches, no por temor a que alguno de ellos sea tan ingenuo de repetir el saqueo; sino por respeto al pueblo ibaguereño, que bastante ha sufrido, y hoy reclama gobernantes serios, capacitados, con carácter, y honestos, aunque aquello último pareciera una utopía en Colombia.

Es momento de que los tolimenses empecemos a pensar en gente joven, y que cuenten con las capacidades y anhelos de trabajar por una mejor región. Nombres como el de Jaime Eduardo Reyes, Andrés Fabián Hurtado, Camilo Delgado, y Carmen Sofía Bonilla, hacen parte de una misma generación, que bien pudieran regir los destinos de la capital del Tolima, eso sí, con firmeza, y rodeándose de gente de la academia, de los gremios, de las juventudes.

Basta ya de aquellos personajes de siempre, de quienes ya tuvieron chance de intentarlo y no pudieron o no cumplieron. No más política trasnochada, y eso debería incluir también a la administración departamental, en donde el gobernador más joven ha sobrepasado los 60 años.

Que vengan los nuevos liderazgos, y que haya renovación, en donde todos quienes no pasamos los 30 años de edad, estemos incluidos, tal y como ha ocurrido con el gabinete del electo presidente Duque.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.