¡Un sabio consejo para Ibagué!

7 Ene 2019 - 3:01am

¡Un sabio consejo para Ibagué!

Publicada por
MIGUEL BERMÚDEZ
Autor:

Si imagináramos que los 16 concejales sancionados son como los padres y los ibaguereños somos como sus hijos, entonces no podemos desconocer estos consejos:

1. Dar lo que tenemos: Los padres son los responsables de la formación de sus hijos, son estos los que enseñan y crean las buenas cualidades, los buenos modales, el temor al cielo, el valor de la palabra y la responsabilidad de sus actos; por ello, son los padres los obligados y llamados a estudiar, formarse, dar ejemplo, actuar en rectitud, asumir sus errores y no buscar excusas u ocultar con mentiras o engaños sus faltas.

Si partimos de la regla fundamental de vida que “educar es dar”, y aconsejamos a los concejales de Ibagué sancionados, nos enseñarán el buen rasgo y la buena acción de aceptar sus actos equivocados; y si dieran un paso al costado para que nuevos líderes tomen las riendas de la ciudad, nos enseñarían además que los seres humanos también son felices y dichosos cuando dan la oportunidad a nuevos talentos. Ibagué es una ciudad que necesita con urgencia evolucionar y renovar su fuerza política, recuerden esto es solo un consejo.

2. Llenar los recipientes: Dijeron los sabios, “enseñarle a un hijo es como escribir en una hoja en blanco o llenar un recipiente vacío”. Los hijos aprenden, se forman, crean hábitos, definen sus cualidades, motivan sus opiniones, desarrollan o frustran sus ideas y fundamentan su entendimiento desde el ejemplo, los actos, el conocimiento y la fe que sus padres transmiten en ellos.

Un padre que tiene paciencia puede enseñarle a su hijo a ser paciente, un padre que tiene fe puede despertar fe en sus hijos; lo mismo con todas las cualidades, las buenas costumbres y los comportamientos correctos. Todo es directamente proporcional a la manera en que se comporta el padre.

Por ello, es importante que los futuros concejales que sean elegidos en el año 2019, contemplen que nuestra ciudad es el resultado de sus actos y que no podemos ser ajenos a ello; recuerden esto es solo un consejo.

3. No hacer “teatro”. No sirve de nada mentir, sobre esto se ha dicho: “Las palabras del padre que tiene temor al cielo, respeto por su pueblo y amor a su familia, sus palabras son escuchadas por naciones enteras, por ricos y pobres, por buenos y malos, por hombres y mujeres, y sobre todo son escuchadas por quienes depositan su confianza en ellos. Porque sus palabras salen de lo más profundo de su corazón y por lo tanto llegan al corazón de quienes lo leen o lo escuchan; un padre que de verdad ame a su gente, a su pueblo, a su entorno, debe influir sobre ellos de manera positiva, despojando sus egos, sus propios intereses y sabe reconocer cuando debe hacerse a un lado, cuando su tarea culminó o debe permitir que sus hijos vuelen libres, elijan con trasparencia y puedan lograr un mejor vivir.

Debemos reconocer las buenas labores que algunos de los concejales sancionados han desarrollado a lo largo de su vida política y sobre ellos les debemos gratitud y eterno reconocimiento, más, es el tiempo de renovación y cambio.

Como dice el dicho: “Soldado avisado, no muere en guerra”.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.