Brasil: vuelven las protestas

30 May 2019 - 3:01am

Brasil: vuelven las protestas

Publicada por
ALEXÁNDER ARCINIEGAS
Autor:

La tormenta que la incapacidad política del “capitán Presidente” está desatando en Brasil amenaza con hundir su barco o dejarlo a la deriva hasta 2022. En este sentido, el presente de un gobierno que solo lleva cinco meses está marcado por una economía estancada, impopularidad; escándalos de corrupción e ingobernabilidad.

En contrate con los avances socioeconómicos de la década pasada, los brasileños enfrentan en los últimos años el retorno sostenido del desempleo y la pobreza. Paralelamente, la imagen del presidente experimenta un significativo deterioro al punto que la mayoría desaprueba su gestión, en parte debido a escándalos de corrupción, como el sonado “caso Queiroz”, que rondan a un Presidente electo con imagen de incorruptible y quien, junto a sus hijos, es señalado, además, de vínculos con el crimen organizado de Río de Janeiro.

Adicionalmente, la mala relación del gobierno con el Congreso le ha impedido construir una base de apoyo para sus iniciativas entre las que sobresale una reforma pensional neoliberal, que mediante la “capitalización” promete el “paraíso chileno”.

En este contexto se sitúan las nutridas movilizaciones de las últimas semanas a favor y en contra del gobierno, similares a las ocurridas en 2013 y 2016. La más significativa reunió millones de personas en todo el país quienes protestaron contra los draconianos recortes presupuestales en Educación. En lugar de abrir canales de diálogo Bolsonaro salió a descalificar a los manifestantes llamándolos “idiotas útiles” de la izquierda.

Así, un gobierno incapaz siquiera de unificar la derecha, parece decidido a enfrentar el pulso que hoy protagoniza en las calles y el Congreso, sobre la base de la intransigencia, pero esa estrategia podría aumentar las protestas, envalentonar a una oposición aun débil, y hacer insostenible su continuidad en el poder.

Adenda: El Papa Francisco escribió una carta al expresidente Lula preso desde 2018, en la que le pide no desanimar y agrega: “al final el bien vencerá el mal, la verdad vencerá la mentira”. A buen entendedor pocas palabras.

politicainternacional1648@gmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.