Cuando Uno se va

6 Sep 2019 - 3:01am

Cuando Uno se va

Publicada por
SANTIAGO GÓMEZ
Autor:

Los medios están en crisis. Hay que reinventar el modelo de negocio para garantizar la calidad y la rigurosidad periodística a través de formatos que consuman quienes siguen estando interesados en los buenos contenidos. Hay que segmentar los públicos y entender las necesidades de cada segmento para producir información que les sea atractiva y fiable. Hay que reconstruir un nuevo ecosistema mediático para una ciudadanía que sigue necesitando información adecuada y verosímil en tiempos vertiginosos y frenéticos.

El anuncio de la salida del aire de Noticias Uno en 2020 se unió a los despidos masivos en El Tiempo, ADN y otros medios poderosos del país. Los desafíos que representan una nueva realidad de las audiencias y el advenimiento de las tecnologías, modificaron las estructuras de producción de los medios tradicionales.

La pérdida del monopolio de la información por parte de los grandes conglomerados mediáticos descentralizó la capacidad de verdad, pero multiplicó las fuentes de mentiras. Solo las Facultades de Comunicación y los medios que entiendan que su papel es producir sentido y contenidos de calidad a través de los formatos y herramientas que prefieren sus audiencias, sobrevivirán y serán preferidos. Solo aquellos que entiendan la demanda sin sacrificar para ello la oferta, prevalecerán.

Sin embargo, causa extrañeza que si la crisis sacude a un medio afín al gobierno la explicación popular que pretende explicar la situación atiende a factores más cercanos a la fragilidad financiera del negocio, pero cuando el afectado es un medio de oposición tan valioso como Noticias Uno, la percepción popular es que esta obedece más a censura y a una deliberada, aunque supuesta, libertad de expresión coartada. No creo que ello sea cierto. Nadie más interesado y valiente que Noticias Uno en denunciar, si fuera el caso, dicha censura, como lo ha hecho ya en varias ocasiones.

Se va uno de los grandes, quizás el máximo defensor del periodismo riguroso y valiente en este país. Es una gran pérdida, pero con seguridad encontrarán mediante otros formatos y nuevas estructuras de producción la manera de subsistir a una crisis que no atiende preferencias políticas.

santiagogomezmejia@gmail.com

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.