12 uvas de reflexión feminista

En una época del año ideal para celebrar logros y motivarnos para alcanzar otros nuevos, comparto una lista de reflexiones e intenciones feministas sobre asuntos de interés común, como la política, la ecología, la educación, la amistad y el amor. Si bien en el 2021 continuaron los triunfos del feminismo, quedan muchos retos personales y colectivos pendientes para favorecer el progreso de nuestra sociedad
PUBLICIDAD

1. Para empezar, que alguien me regale de Navidad un llavero con alarma de seguridad para mujeres, en un país catalogado como desarrollado, me parece una clara y sutil respuesta a quienes se preguntan cuál es la necesidad de los feminismos hoy en día.

2. Todavía hay muchas prevenciones hacia este movimiento. En el fondo, la resistencia viene al abordar las implicaciones de los roles de género y las desigualdades que derivan; el machismo propicia ventajas y comodidades que cuesta reconocer.

3. Los feminismos cuestionan opresiones y privilegios contextuales. Por ejemplo, la intersección de escenarios sociales como el estrato, la raza o la trayectoria académica y profesional se entiende de manera muy distinta en Colombia que en Estados Unidos.

4. Una definición de feminismo entre amigas: no conformarme. O hacerlo, eventualmente, si así prefiero. La clave está en la posibilidad de decidir y actuar ante la violencia, el acoso y cualquier forma de irrespeto o insatisfacción. 

5. La sororidad empieza al relacionarnos con las mujeres desde la conciencia de haber vivido experiencias comunes, sin llegar a asumir la responsabilidad de que las demás replanteen sus decisiones, comportamientos o estilos de vida machistas. Además, ser feminista también implica criticar, deconstruir y reformular mi posicionalidad ante cada experiencia; siempre tendremos desavenencias y contradicciones.

6. El feminismo y el ambientalismo van entrelazados. El ecofeminismo articula ambas causas y brinda soluciones creativas a la crisis de nuestro planeta. 

7. La educación puede ser una herramienta liberadora y revolucionaria (es decir, feminista) o lo contrario: la reproducción de todo aquello que oprime a la humanidad.

8. El liderazgo femenino y el liderazgo feminista son asuntos distintos. Necesitamos muchísimas mujeres feministas en la política colombiana, especialmente para defender nuestros derechos sexuales y reproductivos.

9. Así como celebramos aniversarios de noviazgo, bodas y nacimientos, redefinamos, gocemos y celebremos la soltería (que no es lo mismo que la soledad, por cierto). 

10. Las relaciones sentimentales deben ser oportunidades para compartir facetas de la vida entre iguales, no una muestra de nuestro valor personal ni mucho menos un vacío a llenar para estar realizadas o completas. 

11. Perseguir estereotipos de belleza casi siempre es una pérdida de tiempo, energía y dinero. Suele ser más provechoso reconocer la singularidad de cada cuerpo y aprender sobre su funcionamiento en cada etapa de la vida.

12. Los hombres pueden ser buenos aliados. Necesitamos espacios que también los desafíen y animen a trabajar su masculinidad. @demachosahombres y @ilusionviril son buenos ejemplos.

Muchas bendiciones y que el feminismo sea un impulso para alcanzar nuestras metas en el 2022.

 

PAULA DELGADO MORALES

Comentarios