Tiempo de reflexión en seguridad ciudadana

Como es normal a final de cada año, siempre existen muchos motivos para reflexionar, es así como se estima pertinente hacer un acto de contrición por el mal comportamiento de algunos ciudadanos que desdibujan la calidez de los habitantes de esta región; no con ello, se puede estigmatizar a toda una población, toda vez que los resultados presentados para la nochebuena permiten demostrar que efectivamente los ibaguereños y tolimenses sí se saben comportar, afortunadamente no hubo pérdidas humanas en accidentes de tránsito, fueron mínimas las infracciones al código de tránsito, evento que permite afirmar que las medidas adoptadas y la conciencia ciudadana están arrojando buenos frutos.

Es así, como desde ya, invito a la comunidad en general a continuar disfrutando de estas festividades en paz, con tolerancia y ante todo acompañado de sus seres queridos y amigos, haciendo gala de las buenas prácticas entre los vecinos, que se desborden de alegría sanamente, recuerden que la felicidad no se puede aplazar, se debe alimentar el alma a diario, perdonar de corazón y abrazar aquellos que están distantes, pensando de forma positiva, optimista para iniciar un año con energía y muchos éxitos.

Aunado a ello, reflexionar sobre qué se puede hacer y/o aportar el próximo año y desde ya, para mejorar en todos los ámbitos de la vida, familiar, laboral, emocional, sentimental, en la salud que es tan importante, pensado en qué le gustaría hacer con su vida; avizorando aquellos obstáculos que le han impedido lograr las metas, incluyendo obviamente ser un buen ciudadano en pro de la región, traducido en actos de buen comportamiento que se multipliquen en todos los tolimenses.

Aquí he de referirme también, que gran parte de los problemas generados por intolerancia, particularmente las riñas que en algunos casos conllevan a lesiones personales u homicidios, están asociados a la débil comunicación que existe entre las personas, no se sabe escuchar y no se sabe comunicar, destacando que los seres humanos estamos en capacidad para decidir, sentir, entender, controlar y modificar estados de ánimo propios y ajenos. Esto, se debe practicar a diario, en familia, con los hijos, que mejor regalo se puede brindar si no es un espacio para entenderlos, escucharlos y conocerlos, un acto tan humilde y sencillo que permite potenciar los buenos ciudadanos – es mejor educar que castigar.

Finalmente, la Policía Nacional en cabeza de su director, señor General Rodolfo Bautista Palomino López, envía un saludo de paz y amor para cada uno de los hogares ibaguereños y tolimenses, cuenten con su Policía Metropolitana la cual está atenta a cualquier requerimiento con el propósito de iniciar un año lleno de muchos éxitos y prosperidad hoy y siempre, recordando que el amor es una decisión. Dios y Patria.

Comandante de la Metib

Comentarios