Seguridad objetiva vs. subjetiva

Algunos eventos positivos y negativos en materia de seguridad ciudadana, determinan escenarios de realidades o suposiciones de un entorno, que en algunos casos son exteriorizadas en cifras, encuestas, sondeos de opinión, medios abiertos y redes sociales, generando una interpretación de acuerdo al conocimiento y/o vivencia del consumidor de la información. No obstante, la seguridad ciudadana está alineada al campo objetivo, la cual hace referencia a los hechos materializados por parte de un individuo que quebranta la ley, siendo como ejemplo la existencia de grupos delincuenciales; igualmente, el campo subjetivo, que estará siempre relacionado a la percepción u opinión de una persona. Ambos aspectos podrían influenciar una reacción colectiva o individual del ser humano, tanto positiva como negativa hacia el entorno donde habita.

Ahora bien, desde cualquier ángulo que se aprecie, se puede inferir que algo se debe hacer para contrarrestar el impacto negativo y potenciar el positivo; por ello, como habitante de la región, uno de los interrogantes que se debe hacer, es qué le aporto a la ciudad para contribuir en mejorar la seguridad y la percepción de inseguridad?. Un ejemplo de ello, es la denuncia, una herramienta para dar a conocer hechos reales que estén afectando la sana convivencia, obviamente, aportando los elementos necesarios que permitan actuar oportunamente bajo los marcos jurídicos para ello.

Acudo a este ejemplo, toda vez que se tiende a generalizar las responsabilidades y competencias de las instituciones, desconociendo los límites y alcances que le corresponde a cada una; destaco que el Comando de la Policía Metropolitana, es de puertas abiertas para todo aquel que desee y/o requiera hablar directamente con el responsable de dirigir este equipo de trabajo, contamos con el andamiaje necesario para atenderlos, pero, uno de los principales insumos, es la participación y colaboración ciudadana, hay que recordar que el engranaje funciona de forma eficaz cuando existe alineación entre las Instituciones.

Por otra parte, y en el entendido que la inseguridad ciudadana, en consecuencia, se compone del riesgo real, relacionado con la probabilidad de ser víctima de la delincuencia, es prudente traer al tema, fenómenos que se estarían presentando a nivel nacional y que muy seguramente podrían presentarse en la región, siendo el caso, las denominadas “Yayitas”, mujeres que utilizan sus encantos para cometer ilícitos, particularmente hurto a residencias, donde las principales víctimas son hombres.

Aunado a ello, se continúa presentando la denominada “llamada millonaria y/o mensaje millonario” donde los inocentes e incautos caen en tácticas de los delincuentes para entregar su dinero. Frente al particular, es pertinente que el ciudadano que conozca de fenómenos que atenten contra la convivencia y seguridad de la región, alerte a las autoridades inmediatamente, despertando ágilmente la sinergia ciudadana que permita permear a Ibagué, el Tolima y el país, contra la delincuencia. DIOS Y PATRIA.

Comentarios