Todos unidos contra la extorsión

Con el propósito de fortalecer la ofensiva contra la extorsión en todas sus modalidades conocidas, se pretende realizar un plan de intervención a nivel nacional contra grupos delincuenciales dedicados a esta actividad ilícita, para ello, y como siempre se insiste de la oportuna colaboración del ciudadano, con la denuncia, permitiendo así, adelantar las respectivas investigaciones que dejen en poder de las autoridades a los responsables de afectar tanto el patrimonio como la tranquilidad de los colombianos.

Se destaca, que la modalidad más conocida por la comunidad, es la que se podría originar desde centros penitenciarios, en la que algunos internos realizan llamadas al azar y engañan a personas incautas que terminan por cancelar o girar altas sumas de dinero, que son reclamadas por contactos externos de los reclusos. Así mismo, y a pesar de alertar a los ibaguereños y tolimenses con la acción de extorsionistas suplantando a la autoridad y aduciendo tener capturado un familiar por problemas judiciales, la comunidad de forma inocente continúa siendo víctimas de éstos delincuentes. Es normal sentir temor ante una situación de acoso por parte de la delincuencia, máxime cuando estos utilizan el nombre de bandas criminales y/o estructuras guerrilleras que delinquen en el país para generar sensación de pánico y zozobra en sus potenciales víctimas, pero precisamente esto es uno de los ingredientes que favorecería su accionar; por ello, invito nuevamente a la comunidad a no permanecer en silencio y no ser indolente ante estos hechos, toda vez que la Policía Nacional cuenta con personal profesional e idóneo para asesorarlo y acompañarlo ante el asecho de los extorsionistas y no permitir que la delincuencia común siga convirtiendo esta práctica en su principal herramienta de financiación.

Al respecto conviene decir que es prudente enseñar al núcleo familiar a no suministrar información a través de llamadas telefónicas, obviamente verificando su origen, toda vez, que los delincuentes aprovechan igualmente la ingenuidad de las personas para sonsacar datos que serán utilizados en contra de la víctima, en algunos casos suplantan a empresas de comunicaciones y/o entidades públicas, recuerde que el delincuente siempre requiere saber con quién habla y de dónde contestan; así mismo, la inadecuada administración de la información que se carga en páginas sociales vendría siendo un facilitador para que delincuentes usen datos de las personas para corroborar su teoría de conocer ampliamente a su objetivo y lograr el propósito de generar el impacto y temor, conllevando a recibir el dinero exigido.

Vale la pena recodar a los habitantes de esta región que en caso de requerirlo se pueden comunicar a través del número 165 atención directa del personal Gaula Policía Nacional quienes estarán prestos a atenderlos. Por un país sin extorsión, ”Yo no pago. Yo denuncio”. DIOS Y PATRIA

Comentarios