Caminando hacia el ideal de convivencia pacifica

En el marco de la prevención de delitos de impacto, se vienen desarrollando una serie de actividades estratégicas por parte de la Policía Metropolitana de Ibagué, frente a la necesidad de contrarrestar las lesiones personales (referenciadas como Lesiones Culposas en el Código Penal), que se han consolidado durante los últimos años en un tópico de trascendental afectación a la seguridad ciudadana en Ibagué, caracterizándose por la intolerancia, la violencia intrafamiliar y el abuso de bebidas embriagantes, a tal punto de convertir a las riñas en la primer variable de homicidios en la ciudad y un factor de amplio decremento al concepto de Sociedad, el cual dicta que deben existir comportamientos de buenos vecinos en la ciudadanía, sin que ningún escenario transgreda a agresiones verbales, psicológicas y menos físicas.

Es evidente con las cifras de lesiones, observar el irrespeto por la convivencia y derechos de los demás en algunos sectores de la sociedad, incluyendo la equivoca actitud de tomar justicia ciudadana por las propias manos.

Frente a ello, las estadísticas del Centro de Investigaciones Criminológicas señalan la comisión de 2.127 lesiones personales en el 2014, con focalización especial en el sector céntrico de la ciudad y los barrios La Estación y El Salado. Una variable especial de afectación, se marca en los sectores con proliferación de bares y discotecas, donde el fin de la rumba nocturna, se relaciona con el inicio de una riña, situación que ha coadyuvado al incremento de la tasa del delito.

Y es que en la ciudad, algunas personas salen prevenidas a la calle o con evidentes niveles de estrés, esperando la agresión verbal de otro o un irrespeto de cualquier grado, para responderlo con un ataque de mayor proporción, hasta el punto de llegar a vulnerar lo físico. No está de más, expresar que son situaciones de unos pocos, por lo cual debe surgir una crítica social de ese colectivo de Ibaguereños y Tolimenses que van en contravía de estos hechos de violencia y ausencia de cultura ciudadana.

Es por ejemplo, el caso de las fiestas populares que congregan a vecinos y amigos comunes, en espacios de diversión, o la asistencia a bares, discotecas y otros establecimientos en sanos escenarios, que pierden el ambiente pacífico, cuando de forma desadaptada, alguna persona por simples diferencias, desatenciones del otro, celos por su pareja o demás factores sin justificación ninguna, entran en una riña, conduciendo a los resultados ya mencionados.

Es hora de hacer un llamado en contra de la falta de cultura ciudadana y la intolerancia social: No más lesiones personales; la Policía Metropolitana de Ibagué, en un compromiso con la comunidad, despliega la “Estrategia Integral para reducción de los Índices de Lesiones Personales en la Metib”, de cara al próximo Festival Folclórico Colombiano, evento que tiende a generar un incremento en estas conductas delictivas, buscando así, la corresponsabilidad de la ciudadanía, por medio de campañas como “Sin Peleas Mas Rumbeas” y “Conduce Tolerante, Vive Elegante”, que pretenden explícitamente crear una conciencia frente al detrimento que generan las lesiones, tanto en los agresores, como en las víctimas, en muchos casos amigos o familiares, que pierden la cordura por el licor o estados de exaltación e intolerancia momentáneos, llevando después al arrepentimiento.

DIOS Y PATRIA.

Comentarios