Seguridad y previsión vial

16 Feb 2019 - 3:01am

Seguridad y previsión vial

Publicada por
CR. JORGE HERNANDO MORALES V.
Autor:

La mayoría de los seres humanos nacemos con la gran fortuna de pertenecer a una familia, denominada el “Pilar Fundamental de la Sociedad”, la cual en muchas oportunidades no valoramos. Y es que no se valora a los seres queridos cuando no lo hacemos con nuestra propia vida, más aún cuando de manera consciente pero irresponsable realizamos actos que nos ponen en riesgo, como el conducir de manera desmesurada.

Es triste ver que a pesar de los grandes esfuerzos y de las diferentes campañas desarrolladas por las autoridades del ámbito local, departamental y nacional, las cifras de accidentalidad en nuestro país no disminuyen como debería ser; lo anterior debido a la irresponsabilidad de algunos actores viales.

Seguramente si acatamos las normas de tránsito en su totalidad, y usamos correctamente los sistemas de seguridad activa y pasiva de nuestros vehículos (automóviles y motocicletas), respetamos la prelación de los peatones; en ese momento entenderemos la felicidad de conservar nuestra familia completa y unida, disfrutando de su cariño y apoyo después de un largo día de trabajo.

Cada vez que se suba a un vehículo e inicie su marcha, tenga en cuenta que la persona que va delante o al lado suyo en la vía, es un padre de familia, hijo, hermano o esposo, que se despertó con el deseo trabajar para llevar el sustento a su hogar que en muchas ocasiones no regresa a la misma porque alguien ese mismo día se levantó tarde o decidió conducir bajo efecto de bebidas embriagantes o sustancias psicoactivas, las cuales por el afán, la intolerancia o la desconcentración terminan causando una tragedia.

Claro que estos son solo unos de los casos provocados por terceros, ya que infortunadamente a diario se registran hechos donde pierden la vida seres humanos, quienes son culpables de su propio destino, ya sea porque decidieron irse remolcados de otros vehículos (ciclistas), o porque no respetaron los carriles y decidieron evitar el trancón realizando el denominado zigzagueo (motociclistas), o simplemente porque no esperaron máximo 40 segundos para el cambio del semáforo (peatones).

Por eso la invitación de aquí en adelante es seguirnos convirtiendo en mejores ciudadanos, disciplinados y respetuosos de las normas que nos permiten lograr una armónica convivencia con el resto de la sociedad, dejar de un lado la intolerancia y desarmar nuestros corazones.

Esta reflexión de seguridad y prevención vial nos debe llevar a una interiorización personal, y es la de valorarnos unos a otros, siempre queriendo estar unidos y en familia, pero sobre todo la de no poner en riesgo el bien más preciado de cualquier ser humano “la vida”.

Dios y Patria.

Comandante Metib

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.